10/ Bangkok

En Bangkok no todas las grandes avenidas están repletas de retratos reales con pomposos marcos dorados, ni todos los callejones huelen a pescado reposado, ni todas las aceras hay que cruzarlas jugándose la vida esquivando motos y coches.

En Bangkok no todas las jóvenes son putas, ni todos los hombres puteros, ni todas las ladyboys miran con cara de selfie, ni todas las masajistas ofrecen un “final feliz” (“over nosequé“?)

En Bangkok no todos los conductores de autobuses usan gafas de sol, ni van con pinta de road movie por la Ruta 66 pero con atasco, ni todos los taxistas pasan del taxímetro, ni todos los tuktukeros son laosianos.

En Bangkok no todos los musulmanes venden comida en puestos callejeros, ni todos los jekes tienen aspecto de “todo lo que ves es mío“, ni todos los inmigrantes son indonesios, chinos o hindúes, como no todos los guiris son mochileros, ni todos los mochileros van por la calle con aire de despiste.

Eso sí, en Bangkok absolutamente todo el mundo está enganchado a su móvil… Bueno, todos menos mendigos y ancianos, ahí casi se cumple también ese no todos.