17/ Comidas

En Tailandia a los perros se los comen las pulgas, un país más allá, los vietnamitas se los comen a la barbacoa. En el sur de China se celebra un festival anual dedicado a ello. A mí me gustan los perros, pero no para comérmelos.

La receta original de la paella se hacía con rata de L’Albufera valenciana.

Por lo visto, la pasta la descubrió Marco Palo en Asia y la llevó a Italia, aunque en general se piense que es de origen italiano.

En África se come con la mano derecha y sin cubiertos una masa hecha con una harina insípida y que por encima se cubre con dos cucharadas de un guiso de carne.

Se dice que India es el país con mayor porcentaje de población vegetariana.

En Sri Lanka un budista me explicaba que por su religión él no puede matar a ningún animal para comérselo, pero que sí que puede comprar carne porque ha sido otra persona quien ha matado al animal.

En Méjico se comen a los saltamontes con chile, son los famosos chapulines, mientras que en el sudeste asiático también comen escorpiones, hormigas y gusanos.

En Borneo la jungla está siendo arrasada para cultivar aceite de palma y poder disfrutar, así, de alimentos procesados a bajo precio en nuestros supermercados occidentales.

En el otro extremo del planeta, las terneras que poblaban las infinitas llanuras argentinas están siendo recluidas en establos para ceder espacio al cultivo de soja transgénica que sirve de alimento a personas y ganado de todo el mundo, por ejemplo a las terneras argentinas.

En Europa las vacas han sido engordadas durante años por harina cárnica procedente de los restos de otras vacas, supongo que de lo que ya no es posible convertir en chope o en hamburguesas del McDonalds, provocando la enfermedad que se llamó “de las vacas locas”.

Las setas de cultivo son abonadas con harina cárnica, lo que no sé es si ésta es o no la misma que se usaba para dar de comer a las vacas que se volvieron locas.

En las islas colombianas de San Bernardo detestan comer las apreciadas langostas, porque han sido prácticamente el único alimento disponible hasta hace poco muy tiempo.

En muchos países el pescado y el marisco son secados al sol, y después son hidratados o comidos mordisqueados, su sabor es muy fuerte.

Cosas así son las que se aprenden viajando.